«Me duele la luna»

Autoras

*
  • Olga Lalín (Derecha), es profesora de educación secundaria y madre de Manuel, un niño con TEA.
  • Esther Medraño (Izquerda), terapeuta especializada en autismo y promotora del proyecto, con Emma Martínez Ovín : Vínculo Centro de Atención Temprana que nace en octubre de 2010 con la idea de responder a las necesidades específicas de niñ@s con trastornos en el desarrollo y sus familias. 

Juntas, tienen el proyecto “Alto, alto como una montaña” donde  trabajan conjuntamente para aportar una visión accesible y creativa sobre el autismo

Resumen

La lectura “Me duele la luna”, nos ofrece por un lado la visión de Olga Lalín madre de Manuel, un niño diagnosticado de TEA y por otro lado la de Esther Medraño, terapeuta especializada en TEA. Ambas quieren abordar los primeros años de vida de Manuel diagnosticado de TEA a los dos años y medio.

En la primera parte del libro donde podemos conocer el relato de Olga, se puede observar con total sinceridad todo lo vivido día a día. Desde el nacimiento vamos conociendo paso a paso como transcurre la vida de Manuel y la de su familia.

Desde un primer momento la madre ya relata que cuando vio a Manuel por primera vez su primera impresión fue la de “Que niño más raro” y cierto es que conforme iban transcurriendo los meses la hermana y la madre de Olga ya le iban transmitiendo su opinión sobre comportamientos en Manuel propios de una persona con TEA.

Tras la confirmación del diagnóstico en la Fundación Menela, Olga nos relata el inmenso duelo por el que tuvo que pasar tras esta noticia y las grandes dudas que rondaban por su cabeza derivadas del gran desconocimiento.

Desconocimiento que poco a poco a medida que se iba recomponiendo de nuevo transformó en aprendizaje gracias a la ayuda de Esther. También podemos conocer algunas de las dolorosas frases que tuvo que escuchar por parte de los profesionales y el daño que éstas le causaron…

Por otra parte, también expresa cómo fueron las primeras sesiones en el gabinete pedagógico, cómo poco a poco se iban familiarizando con el mundo de los SAAC para acabar su relato hablando sobre la incertidumbre que se tiene sobre el futuro de las personas con TEA y lo que esto te limita psicológicamente como padres.

Tras el relato de Olga, llega el de Esther Medraño…

Donde nos explica como fue el proceso en el que tanto ella como los padres de Manuel se conocieron.

Esther nos relata las primeras sesiones en las que trabajaba con Manuel y como éste no interactuaba. También el proceso en el que comunican el diagnóstico de TEA a la familia y las diferentes dudas que surgieron.

Referente al TEA también nos explica las diferentes hipo/hipersensibilidades, los diferentes grados que existen y la visión más positiva dentro de éste diagnóstico, el “Asperger”.

Esther, nos explica de qué manera trabaja con Manuel y con la familia a la vez. De su proyecto “Alto, alto como una montaña” un proyecto de sensibilización para el autismo del que tanto Olga como Esther son partícipes.

En resumidas cuentas su intervención con Manuel como profesional, el uso de sus personajes de interés como Bob Esponja para captur su atención, el uso de un emocioncímetro para expresar las emociones, de PECS ( Sistema de comunicación por intercambio de imágenes), aprendizaje trabajado tanto en Vínculo como en casa.

Relación con el módulo

El módulo de SAAC hace referencia a los Sistema Alternativos y Aumentativos de Comunicación que podríamos definirlos como los sistemas o métodos que se han desarrollado para facilitar la comunicación de las personas que, en algún momento de su vida o a lo largo de toda ella, tienen necesidad de utilizarlo porque presentan comunicativas y no poseen una emisión normal del lenguaje oral.

Relacionándolo con el libro, nos encontramos con un diagnóstico de TEA y una de las diferentes áreas comúnmente afectadas es la de la “Comunicación y el lenguaje”.

En la 2º parte del libro en la que nos encontramos con la visión de la terapeuta Esther Medraño, ésta nos indica cómo fue el proceso de adquisición del lenguaje para Manuel y de qué manera mediante los SAAC se comunican con él. Por ello, cabe destacar que el lenguaje oral no siempre es el que prima y que gracias a estos sistemas podemos ofrecer tanto una opción de comunicación alternativa como una independencia y autonomía para la persona.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: